La Fortaleza de Castros (Villar del Pedroso-Puente del Arzobispo).

En el Término de Villar del Pedroso (CC), aunque mejor accesible por Puente del Arzobispo (TO), se encuentra la Fortaleza de Castros o “Ciudad de Castros”, gemela de “Ciudad de Vascos” en Navamoralejo (TO), aunque en bastante peor estado que esta pero no por ello menos espectacular, ya que conserva sus puertas de entrada, sus murallas, su aljibe interior y los machones o tamajares del que tuvo que ser su espectacular puente de entrada, rodeados por el Río Tajo y el Desfiladero del Río Pedroso, todo ello conforma un paisaje que el mismo Tolkien hubiera firmado para alguna de sus obras.

El Nombre

Como bien indica su denominación, se conocen asentamientos vettones y celtiberos en sus cercanías, apareciendo incluso un verraco que podemos ver dentro del pueblo de Villar del Pedroso, con lo que la existencia de una ciudad o asentamiento anterior a la Fortaleza es mas que evidente, unido a la aparición de cerámica de época prerromana.

Restos del Batan de entrada a la Fortaleza
Restos del Batan de entrada a la Fortaleza

¿Como llegar?

Como hemos comentado antes, pese a pertenecer a Villar del Pedroso, la mejor entrada se hace desde el mismo Puente de entrada al pueblo de Puente del Arzobispo (TO), a cuyos pies dejaremos nuestro vehículo.  Se toma un camino a la derecha, inmediatamente después de pasar el Puente sobre el río Tajo, y en una bifurcación a la izquierda. Se atraviesan unos sembrados y después de pasar una cancela (Finca Higueruelas) se pasa por una fuente-alberca, y por un carril hacia la derecha se llega al Arroyo del Pedroso, en donde hay un hermoso puente viejo de un molino en ruinas. Caminamos por la margen izquierda del arroyo hasta llegar a otros molinos en ruinas los cuales cruzamos, en la parte superior de los mismos tenemos la Fortaleza de Castros, para lo cual tendremos que subir la ladera del monte. Recomiendo llevar buen calzado ya que el itinerario es duro.

Coordenadas: 39.797351,-5.198331

Estado

Se encuentra en ruina consolidada, se han hecho catas y excavaciones de investigación, no obstante el lugar bien merece una rehabilitación a conciencia debido a su enorme importancia y su gran potencial turístico.

Detalle de la mamposteria de la muralla
Detalle de la mamposteria de la muralla

Historia

En los tiempos del emirato omeya de Córdoba, la comarca se conocía como La Marca Media o “Al-Tagr al-awsat”, y formaba un complejo sistema defensivo destinado a salvaguardar los territorios andalusíes situados al sur del Tajo frente a los avances cristianos. El sistema estaba basado en una serie de castillos y atalayas que escalonados a lo largo del río, el llano y las montañas que se encontraban a su espalda, controlaban el territorio circundante, cerrando cualquier intento de penetración desde el Norte, a la vez que servía de refugio a la población del territorio y apoyaba las razzias de los musulmanes en territorio cristiano.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Puerta de la Muralla

En la zona cacereña se conocen siete de aquellos emplazamientos que constituyeron parte importante de ese cinturón defensivo que debió formarse a partir de la ciudad islámica de Vascos (Navalmoralejo, Toledo); se le conoce con el nombre de Castros, al menos desde el siglo XII, cuando aparece citado en un privilegio otorgado por Alfonso VIII al Concejo de Ávila. Sin embargo su construcción, en comparación, con otras clasificadas como beréberes del Alto Tajo debe datar de al menos del siglo X.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Restos del Torreón Interior de la Fortaleza

Construido en el espigón que forma la desembocadura del arroyo Pizarroso en el Tajo, vigilando los puentes que enlazaban las orillas de ambas corrientes. Su planta está diseñada y construida, siguiendo un esquema ampliamente difundido por Al-Andalus y el Magreb, consistente en un rectángulo de torres cuadradas, pero adaptado con la cota del otero en el que se asienta. El interior aparece hoy totalmente desocupado, a excepción de una estructura rectangular que delimita un aljibe y los restos de la primitiva atalaya, desde la cual se comunicarían con las poblaciones vecinas. La puerta mirando al río se halla guarnecida por dos torres de cubos cuadrados.

Vista del Interior del Castillo

Fuera del castillo se extiende paralela a la orilla, los restos de una aldea sujeta a su protección, con viviendas de planta rectangular, construidas, al igual que el castillo con aparejo granítico, material abundante en los alrededores. Su abandono y despoblación, se inicia con la rendición de Toledo por Alfonso VI, y la posterior ocupación cristiana de los valles del Tajo.

Restos del Puente de entrada a la Fortaleza
Restos del Puente de entrada a la Fortaleza

Imágenes

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Anuncios

COMENTA EL POST

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s